El líder norcoreano, Kim Jong Un, reaparece en público después de varias semanas

El líder norcoreano Kim Jong Un inauguró el viernes una fábrica de fertilizantes, en su primera aparición pública en casi tres semanas y en medio de rumores sobre su salud, indicaron el sábado los medios oficiales.

La televisión oficial mostró imágenes de Kim andando, sonriendo y fumando un cigarrillo en la inauguración de la fábrica en Sunchon, al norte de Pyongyang.

“El dirigente supremo Kim Jong Un cortó la cinta en la inauguración de la planta de fertilizantes de fosfato de Sunchon”, señalo por su parte la agencia KCNA, que publicó fotos del evento en las que se encuentra junto a su hermana y consejera Kim Yo Jong.

En una de las fotos, el líder norcoreano, vestido con su habitual traje negro, corta una cinta roja, y de fondo se ve a su hermana y a otros dirigentes norcoreanos. No es posible autentificar la aparición pública.

“Asistió a la ceremonia” y “todos los participantes gritaron ‘hurra'” cuando apareció, añadió.

Kim también visitó la planta y fue “informado sobre el proceso de producción”, aseguró KCNA.

El líder norcoreano no había hecho ninguna aparición pública desde el 11 de abril, cuando presidió el politburó. Al día siguiente, los medios estatales afirmaron que estaba inspeccionando unos aviones de caza en una base militar.

Los interrogantes sobre la salud de Kim Jong Un se dispararon por su ausencia en las celebraciones del 15 de abril. Ese día es el más importante del calendario político norcoreano porque todo el país conmemora el nacimiento del fundador del régimen, Kim Il Sung, su abuelo.

El viernes, según KCNA, “el dirigente supremo dijo con profunda emoción que [su abuelo] Kim Il Sung y [su padre] Kim Jong Il, que trabajaron duro para resolver el problema de la alimentación para el pueblo, estarían extremadamente satisfechos si supieran que se construyó la planta moderna de fertilizantes de fosfato”.

Las especulaciones sobre el estado de salud de Kim Jong Un partieron el 21 de abril del Daily NK, un medio de comunicación digital dirigido principalmente por desertores norcoreanos.

Citando a fuentes no identificadas en el país, afirmó que Kim Jong Un, de unos 35 años, tuvo que someterse a un tratamiento urgente debido al tabaquismo, la obesidad y la fatiga.

La cadena estadounidense CNN informó entonces que Estados Unidos estaba “monitoreando inteligencia” según la cual estaba en peligro de muerte después de una operación.

– Ultrasecreto –

El asesor especial de seguridad nacional del presidente surcoreano Moon Jae-in restó importancia a estos rumores el 26 de abril, asegurando que Kim Jong Un estaba “vivo y sano”.

Según este asesor, Moon Chung-in, el líder estaba en Wonsan, una localidad costera del este de Corea del Norte, desde el 13 de abril.

Del mismo modo, el presidente estadounidense, Donald Trump, pareció confirmar que Kim Jong Un estaba vivo cuando se le preguntó sobre el tema el 27 de abril.

El sábado Trump dijo que se alegraba de la reaparición pública de Kim. “Yo, por mi parte, me alegro de ver que está de regreso, ¡y bien!”, tuiteó después de que se publicaran las imágenes del líder norcoreano.

Según Leif-Eric Easley, profesor de estudios internacionales en la Universidad Ehwa de Seúl, las preocupaciones sobre la “desaparición” de Kim Jong Un revelan la falta de preparación de la comunidad internacional para la inestabilidad en Corea del Norte.

“Washington, Seúl y Tokio necesitan fortalecer su coordinación sobre planes” en previsión de esta eventual desaparición, declaró.

“Si las fotos de la reaparición de Kim son auténticas, la lección que hay que aprender es que el mundo tendrá que escuchar más al gobierno surcoreano y menos a fuentes anónimas y a los rumores” en las redes sociales, agregó.

El ministerio de la Unificación de Corea del Sur estimó que “escritos sin fundamento” habían causado “confusión y costos innecesarios en diversos ámbitos como la economía, la seguridad y la sociedad”.

El estado de salud del líder norcoreano es un secreto de Estado muy bien guardado, en un país opaco y donde la libertad de prensa no existe.

En 2011 pasaron dos días después de la muerte de Kim Jong Il para que la noticia saliera del círculo muy cerrado de los dignatarios de Pyongyang.

En 2014, su hijo y sucesor Kim Jong Un desapareció de la vida pública durante casi seis semanas y reapareció con un bastón.

Después de varios días, los servicios de inteligencia surcoreanos aseguraron que se había sometido a una operación quirúrgica para extirparle un quiste en el tobillo.

Otro tema de especulación es la epidemia de coronavirus, que ha golpeado duramente a los dos vecinos de Corea del Norte, China y Corea del Sur. Según Pyongyang, no se han detectado casos en el país, que ha cerrado sus fronteras y toma precauciones estrictas contra la enfermedad.

bur-sst/acb/lpt/hh/ob/erl

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *