Inmigrante dueño de cadena de pizzerías era desamparado y ahora ayuda a otros sin hogar

Llegó a EEUU con $240 dólares y durmió en las calles

Como miles de neoyorquinos que supieron del asesinato de cuatro hombres desamparados en Chinatown, el empresario Hakki Akdeniz expresó su tristeza y recordó que él mismo vivió en las calles.

En una entrevista con The New York Times y PIX11Akdeniz, de 39 años, dueño de la cadena local de pizzerías, Champion Pizza, contó que fue al lugar donde encontraron los cuerpo.

“Estaba sorprendido”, dijo Akdeniz. Ha vuelto en varias ocasiones para dejar flores y velar en memoria de los hombres muertos.

Además, deja una pila de pizzas frescas para otros desamparados en el vecindario.

Lucy Yang@LucyYang7

Hakki Akdeniz wept as he left candles, flowers, & pizza at the crimes scenes. He own a pizza shop & feeds the #homeless every wk. He used to be homeless himself & never turns away the hungry. 4 homeless men were savagely beaten to death as they slept in Chinatown. @abc7ny

Ver imagen en Twitter
Ver imagen en Twitter

11121:49 – 6 oct. 2019Información y privacidad de Twitter Ads49 personas están hablando de esto

Akdeniz dejó una carta expresando simpatía por la comunidad y tristeza por no haber estado allí para proteger a los hombres que fueron asesinados.

Además de ser conocido por sus habilidades al preparar la pasta para la pizza, a Akdeniz se le reconoce su dedicación para ayudar a la comunidad de personas sin hogar.

“A menudo entrega rebanadas gratis en sus restaurantes y reparte comida y ropa todos los lunes y miércoles”, reportó PIX11. “Hace varios años, comenzó a pagar una tarifa mensual en un gimnasio local para permitir que varias personas al día se duchen, y regularmente lleva a los grupos a una barbería para que le hagan un corte”.

Akdeniz, originario de Turquía, ayuda a la comunidad de personas sin hogar, debido a su propia experiencia de no tener hogar cuando se mudó a los Estados Unidos en 2001.

Llegó a Nueva York con $240 dólares en su bolsillodurmió en un motel de $30 dólares por noche, pero cuando se le acabó el dinero, dormía en las estaciones de metro.

“Tenía grandes esperanzas, un gran sueño. Tenía un objetivo”, dijo Akdeniz. “Pero a veces la esperanza no es suficiente para alcanzar su objetivo”.

Después de trabajar en pizzerías y ahorrar dinero durante varios años, a finales de 2009, Akdeniz abrió su primera sucursal en el Bajo Manhattan. Las cosas no fueron fáciles y a menudo dormía debajo de su horno para ahorrar dinero.

Ahora tiene siete sursales, cinco en Manhattan, una en Brooklyn y otra en Queens.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *