Largas filas se registran en comercios de Villa Consuelo y la Duarte

Sin ningún respeto al distanciamiento físico que exigen las autoridades de Salud para evitar la expansión del COVID-19, en la mañana de este domingo, la gente hacía largas filas en tiendas, supermercados  y multicentros  de Villa Consuelo y la avenida Duarte, algunos para realizar las compras de comestibles y otros  a comprar el regalo de las madres de manera anticipada.

La entrada del Supermercado Olé, de Garrido y muchas importadoras mantenían largas filas y una gran cantidad de motoristas que iban y venían transportando a la gente que se disponía a comprar sin ningún respeto al distanciamiento que debe tener entre una y otra persona.

“El flujo de personas en los centros comerciales ha aumentado desde el pasado miércoles, día en que inició la primera fase de la descalada de las medidas restrictivas en la economía”, así lo expresó el gerente de tienda de Almacenes Garrido, Manuel Fernández, quien lo atribuye a la cercanía del Día de las Madres y al incremento de la ayudas del Gobierno a través de los programas “Quédate en Casa” y  “Pa’Ti”.

Fernández señaló que el departamento de hogar y de ropa se ha dinamizado mucho desde mediados de semana, aunque sigue siendo el área de supermercado la que más gente registra. Apuntó que el artículo más demandado en estos días ha sido el abanico y luego los electrodomésticos típicos para regalar a las madres como: estufas, neveras, lavadoras y otros.

Destacó que aunque han dispuesto de todas las medidas de seguridad, como tomar la temperatura a la entrada, solo permitir entre 110 y 130 personas dentro del local con capacidad para 700 personas, poner gel antibacterial en las manos y exigir las mascarillas, lo más difícil es hacer que la gente respete el distanciamiento físico.

Fernández indicó que se espera un mayor flujo de personas para esta semana, ya que la celebración del Día de las Madres y que internamente se preparan para hacer respetar el distanciamiento físico, no obstante, explicó que fuera de las tiendas es imposible lograrlo.

En las calles de Villa Consuelo y de la Duarte, zonas que concentran miles de negocios, se observan muchas personas, unas se detienen en los tarantines a negociar con los vendedores haitianos, otros entran y salen de las importadoras y muchos hacen filas para entrar a los supermercados y tiendas tradicionales de esta zona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *