“México sí necesita ayuda de Estados Unidos”

Dos analistas mexicanos consideran que México sí necesita la ayuda de Estados Unidos para combatir la violencia, ellos explican por qué

MEXICO.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump,  sembró en la agenda mexicana una duda al  ofrecer a su homólogo Andrés Manuel López Obrador ayuda “rápida y eficiente” para limpiar al país del crimen organizado y aunque la oferta se rechazó, la pregunta quedó en la opinión pública:

¿Puede México resolver en solitario el problema?

“No puede, ni siquiera con poca ayuda. Necesita mucha”, advirtió  Agustín Barrios, coordinador del Grupo de Trabajo sobre América del Norte,  del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales.

Y puntualiza: “La necesita para fortalecer las investigaciones, para tener una buena tecnología para monitorear y para el control territorial y hasta para fortalecer el sistema de justicia contra la impunidad. Ya se demostró que desde que se redujo el apoyo a fortalecer las instituciones de seguridad, la violencia no ha hecho otra cosa que multiplicarse hasta ¡por cuatro!”

Durante el sexenio de Felipe Calderón, tras la declaración de la guerra al narcotráfico con apoyo del Ejército y de la Iniciativa Mérida (que incluyó en una primera etapa $2,300 millones de dólares para  capacitación por parte de agentes especializados de Estados Unidos), surgieron diversos movimientos que se opusieron a la confrontación directa al crimen organizado, por lo que su sucesor Enrique Peña matizó la estrategia.

“Peña Nieto bajó el nivel de participación militar en contra de la delincuencia organizada y su apuesta fue desarrollar instituciones de prevención y controlar la información de los terribles crímenes,  pero el problema siguió y las tasas de homicidios crecieron: o sea, ya desde el sexenio pasado tampoco funcionó la estrategia de no confrontación”, observó Gustavo Fondevila, analista de seguridad del Centro de Investigación y Docencia Económica.

Al extremo, la estrategia de López Obrador al inicio de su sexenio, fue cancelar la cooperación a través de la Iniciativa Mérida. “La propuesta que estamos haciendo es la del Plan de Desarrollo para el sureste y los países centroamericanos. Queremos que la inversión se dedique a las actividades productiva y al empleo”, argumentó.

El analista Barrios observa que la actual estrategia que busca “abrazos y no balazos” tiene como error central el no reconocer que hay en México alrededor de 500,000 delincuentes profesionales que no son pobres, sino ricos, y que han hecho de las carencias de estructura del Estado una oportunidad de negocio.

“Para combatirlos se necesita de equipo, asesores…”, advierte. “Inteligencia financiera, contra el  lavado y fortalecer el nuevo sistema de penal acusatorio que se parece más al de Estados Unidos y que no ha logrado ayudar a la justicia para los más pobres porque se trajo muchos vicios del viejo sistema”, agregó Fontevila.

Trump fue más allá al insinuar en la red social Twitter que la milicia estadounidense  estaba presta para saltar la frontera de norte a sur. “A veces necesitas un ejército para derrocar a otro ejército”, escribió.

Fondevila observó que esto no sería permitido en México  por las políticas de no intervención; AMLO dijo que atentaría con la soberanía, pero dejó abierta la puerta al reconocer  que aceptaría ayuda “en el marco de la legalidad internacional vigente”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *