Piden implementar rápidamente un plan de acción para corregir las disparidades raciales

0
69

Denuncian que “ricos y blancos” de Nueva York han tenido prioridad en las pruebas del virus, mientras en El Bronx ronda la muerte

Aunque tienen menos contagios, los habitantes de Staten están siendo examinados para detectar coronavirus con más frecuencia que cualquier otro municipio de NYC, y al doble de la tasa de Brooklyn y Manhattan, según  un análisis de datos del Departamento de Salud de la ciudad realizado por New York Post.

Además, el análisis del documento encontró que 22 de los 30 códigos postales con las tasas de prueba per cápita más altas eran más blancos o más ricos, y con frecuencia ambos, que la población promedio de la ciudad.

“Como lo muestran los datos, la crisis de COVID-19 está golpeando a las comunidades de color con más fuerza, mientras que esas mismas comunidades tienen menos pruebas para diagnosticar el virus o los recursos para combatirlo”, dijo el Defensor Público Jumaane Williams, el funcionario negro electo de más alto rango de NYC.

“La ciudad necesita un grupo de trabajo para implementar rápidamente un plan de acción para mitigar las disparidades raciales en la exposición, prueba, acceso a recursos y muertes de COVID-19″, insistió.

Funcionarios de la ciudad y líderes de derechos civiles han estado sonando la alarma sobre el impacto dispar de COVID-19 en las comunidades minoritarias de NYC después de que un análisis de los certificados de defunción revelara que los neoyorquinos negros e hispanos están muriendo al doble de la tasa de sus homólogos blancos.

“No hay absolutamente ninguna duda de que las personas con recursos han encontrado una manera de hacerse una prueba durante los momentos más restrictivos y que la gran mayoría de las personas de bajos ingresos o personas de color no tuvieron oportunidad de hacérsela a menos que estuvieran lo suficientemente enfermos como para ser hospitalizados”, denunció el concejal Mark Levine (D-Manhattan), quien preside el Comité de Salud del Ayuntamiento.

El lunes, el alcalde Bill de Blasio anunció un nuevo esfuerzo de divulgación de $10 millones de dólares dirigido a los 88 códigos postales más afectados por el virus para tratar de frenar la propagación en las comunidades minoritarias.

Casi 4 de cada 100 residentes de Staten Island obtuvieron una prueba de COVID-19 para la que es difícil de calificar, superando con creces las tasas per cápita en otros distritos, según el análisis del documento.

Sólo 2.5 por cada 100 personas en Queens y 2.9 en El Bronx se han sometido a una prueba. Las tasas de evaluación en Brooklyn y Manhattan son aún peores, promediando apenas 1.9 pruebas por cada 100 personas, la mitad que en Staten Island.

Un análisis realizado por The City concluyó a principios de abril que los habitantes de El Bronx tienen más probabilidades de morir de COVID-19 que los residentes en cualquier otro distrito.

El análisis también encontró que los residentes de Staten Island dieron positivo para la enfermedad a una tasa per cápita ligeramente más alta que cualquier otro municipio: 1.8 por 100 personas. El Bronx quedó en segundo lugar con 1.7 positivos.

Staten Island, el distrito más pequeño de Nueva York, es el hogar de muchos socorristas y policías, posiblemente explicando la disparidad tanto en la disponibilidad de pruebas como en la tasa de resultados positivos.

El Post realizó su análisis al unir los datos de prueba de la ciudad para cada uno de sus 177 códigos postales con las estimaciones demográficas y de población de la Oficina del Censo de EEUU.

“Estamos profundamente preocupados por las disparidades del impacto de este virus y trabajando arduamente para garantizar que los recursos estén disponibles para las comunidades que experimentan los peores resultados”, dijo el portavoz del Departamento de Salud, Patrick Gallahue.

“Con respecto a las pruebas, hemos brindado orientación a los proveedores sobre cuándo es apropiado realizarlas; sin embargo, en última instancia es el criterio del médico”, añadió.

“Si bien hemos ampliado recientemente las pruebas, instamos a los proveedores a limitarlas a personas gravemente enfermas, así como a trabajadores de la salud, personal de primera respuesta y otras comunidades especialmente vulnerables”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí