Prohíben con multa de $250,000 llamar ‘extranjero ilegal’ a inmigrantes en NYC

La Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad presenta una nueva guía para reforzar la Ley contra la discriminación basada en el estatus migratorio y origen nacional

Desde 1989 la Ley de Derechos Humanos de la Ciudad de Nueva York ha prohibido la discriminación basada en el estatus migratorio u origen nacional de una persona en la Gran Manzana, cuando busca o ya esté en un empleo, vivienda, escuela o un refugio. Pero ahora estas medidas se están reforzando con una nueva guía yel castigado con una multa de hasta $250,000 dólares, para quien llame a otro “extranjero ilegal” o le diga expresiones como “regrese a su país”, entre otras.

Las nuevas prohibiciones están establecidas en una guía de eglas que especifican cuáles amenazas violan la ley, y que fue publicada el jueves por la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de Nueva York .

Con estas nuevas prohibiciones se busca evitar que propietarios y empleadores amenacen a inmigrantes con llamar a ‘La Migra’, pero además busca evitar la discriminar contra una persona por su bajo dominio del inglés.

Carmelyn Malalis, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de Nueva York considera que se trata de la ley más protectora de los inmigrantes en todo el país.

“Ante una retórica nacional cada vez más hostil contra los inmigrantes, haremos todo lo que esté a nuestro alcance para asegurarnos de que nuestras comunidades puedan vivir con dignidad y respeto, sin hostigamiento ni prejuicios. Dejamos en claro que aquí no hay lugar para la discriminación”, indicó Malalis.

La nueva guía deja claro aspectos que antes requerían más interpretaciones, como por ejemplo el uso del término “extranjero ilegal”, que de ahora en adelante, cuando se use con la intención de degradar, humillar o acosar a una persona, es ilegal según la ley.

Además, se estipula claramente que acosar a alguien por uso de otro idioma o su dominio limitado del inglés, y amenazar con llamar a las autoridades migratorias ICE en una serie de situaciones, se considera una transgresión que puede terminar en una sanción de miles de dólares.

Junto con la publicación de la guía, la comisión anunció que está investigando siete casos de amenazas basadas en “echarle a La Migra” a alguien, que se usaron supuestamente para acosar a inquilinos en viviendas.

Ejemplos claros

Dos casos de data reciente, ejemplifican muy bien cómo este instrumento legal podría terminar con varias prácticas de acoso a quienes hasta ahora eran intimidados por su estatus legal.

Un juez ordenó la semana pasada a la propietaria de un inmueble en Queens, Dianna Lysius, que pagara $5,000 a la Ciudad y $12,000 en daños a su inquilina Holly Ondaan.

Justamente, la Comisión de Derechos Humanos de Nueva York llevó la queja contra Lysius a un juez administrativo, alegando que le había enviado un mensaje de texto y un correo electrónico amenazando al inquilino con llamar a ICE, si no pagaba la renta.

Los abogados de la Comisión dijeron a medios locales, que creen que es “el primer caso en el país donde una persona fue multada por amenazar con llamar a las autoridades de inmigración”. La propietaria acusada de discriminación negó por completo la acción.

Existen otras decisiones judiciales que tienen como telón de fondo el hecho de patronos, que además de robar salarios, proferían tratos inhumanos a sus trabajadores, bajo la amenaza velada de su estatus legal.

Esta misma semana trascendió como 106 trabajadores ganaron una batalla legal colectiva y  lograron una compensación que suma $9.4 millones, la mayor alcanzada para los llamados “carwasheros” en Nueva York. Alguno de ellos, eran indocumentados.

Tal es el caso de Cid Reyes, un mexicano que narró a El Diario la forma en que por más de 20 años era sometido a un trabajo esclavizante por parte de sus patronos, en un centro de lavado de vehículos en Manhattan.

“No me pagaron horas extras y cuando reclamaba, me daban a entender que tenía que soportar todo, porque yo no tenía papeles. Pero al final se hizo justicia”, relató.

Cid Reyes recibió una compensación esta semana luego de varios años de discriminación laboral.

La nueva regla en 6 claves:

Las violaciones específicas del estatus migratorio y las protecciones incluyen:

  • Acosar a un cliente de un restaurante por su acento.
  • Rechazar reparaciones en una unidad habitacional ocupada por una familia inmigrante y amenazar con llamar a ICE si presionan por sus derechos.
  • Pagar un salario más bajo o retener salarios a los trabajadores debido a su estado migratorio.
  • Acosar a un cliente de la tienda diciéndole que deje de hablar su idioma y exigiéndole que hable inglés.
  • Además del empleo y la vivienda, las protecciones anteriores se extienden a todos los usuarios de alojamientos públicos, así como negocios como restaurantes, gimnasios, tiendas y clubes nocturnos. También están los espacios públicos, como parques, bibliotecas, proveedores de atención médica e instituciones culturales.

Denuncie en línea:

  • La Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de Nueva York, es la agencia de la Ciudad encargada de hacer cumplir esta nueva guía de aplicación legal, la cual será la base para investigar casos de discriminación.
  • Si cree que es víctima de discriminación en virtud de la Ley de Derechos Humanos de Nueva York, llame al Infolineat 718-722-3131 de la Comisión o marque 311.
  • Los informes también pueden presentarse de forma anónima en el sitio web de la Comisión: https://www1.nyc.gov/site/cchr/about/report-discrimination.page

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *